Para conseguir mejorar nuestra forma de correr debemos analizar cómo nuestros tendones, músculos y ligamentos trabajan en conjunto. Es vital realizar movimientos eficientes para correr y así evitar sobrecargas o lesiones, y rendir al máximo. Teniendo esto claro, los movimientos que debemos considerar al correr son los siguientes:

No correr cargando más un solo lado

Esto genera un desbalance lateral a la hora de correr, algo muy común en los runners. Correr cargando más un lado o con una dominancia muy marcada en una pierna determinada durante mucho tiempo crea molestias en la zona lumbar y las caderas. Además, gastas más energía porque necesitan de un esfuerzo extra para alcanzar la velocidad que normalmente tendrían si corrieran de la forma correcta. Para corregir estos desbalances, dos consejos: hacer trabajo de fuerza con cargas externas de manera unilateral y realizar ejercicios de técnica de zancada unilateral.

Hacer un correcto movimiento de zancada

Observa los talones y la posición que estos toman al momento de subir los pies en la zancada. Deben llegar casi a tocar el glúteo, elevando la misma rodilla hacia la cadera esto genera una correcta propulsión hacia el frente. La pierna que cae en el suelo debe hacerlo con la parte delantera del pie (exactamente el cojín debajo del dedo gordo) justo bajo nuestro centro o cadera; si esto no sucede, tu zancada es muy larga. Observa que ambos pies suban a la misma altura, un desequilibrio junto con una incorrecta forma de zancada pueden hacer que tu velocidad o potencia no mejoren. La mayor eficiencia de paso se da con la reducción de tiempo de contacto en el piso, así podremos hacer una mayor repetición de zancadas o contactos con el suelo en menos tiempo. Para mejorar tu zancada, podrías correr con aceleraciones de al menos 200 metros cuesta arriba. Repítelo al menos 6 a 8 veces y regresa caminando al punto de inicio. Las aceleraciones ascendentes obligan a un corredor a poner sus pies debajo de su centro, lo que finalmente se podrá traducir en una mejor técnica de zancada.

No arquear la columna al correr

Hoy en día, la mayoría de nosotros pasamos muchísimas horas a la semana frente a una computadora, adquiriendo una mala postura, con la espalda arqueada. Así se inhibe la expansión correcta del diafragma y una respiración óptima. Si esto te sucede, lo más probable es que también lo hagas al correr y puede ser una razón por la que te fatigues más rápido. Lo mejor es empezar ya a trabajar en una postura correcta. Agarra una toalla del ancho de tus hombros y llévala extendida sobre tu cabeza, levanta la cabeza y mira hacia el frente, verás que podrás respirar de una manera más profunda y relajada. Lo primero es tomar conciencia de la diferencia para poder aplicar esta misma conciencia postural óptima a la hora de correr.

Ten en mente que cada persona se mueve de manera diferente. Pero hay algunos patrones que son óptimos y debes tomar en cuenta para tener movimientos eficientes para correr y lograr hacerlo más rápido, y con menos fatiga.