El secreto de la pérdida de peso no depende tanto de la cantidad como de la calidad de lo que comemos, ya que nuestro organismo y su metabolismo depende enteramente de la activación de las hormonas. Por ejemplo, luego de una comida que contenga azúcar o altos contenidos en carbohidratos que llegan a la sangre en forma de glucosa causan una reacción en la insulina.

Este pico debe ser controlado, ya que en nuestro organismo debe haber un equilibrio. Esta elevada concentración de azúcar obliga al páncreas a producir insulina, encargada de hacer que se lleve esta sustancia a almacenamiento ya sea en los músculos, el hígado o finalmente donde menos queremos: a las células de reserva de las grasas.

No es un placer sin consecuencias el consumo excesivo de azúcares simples o comidas cargadas de carbohidratos.

Tips para la pérdida de peso

Haz actividad física o ejercicio de manera regular

Practicar deportes aumenta la sensibilidad a la insulina, haciendo que las células musculares puedan absorber la glucosa y ayudando a conseguir este equilibrio en la sangre del que ya hablamos. Hoy es muy común la resistencia a la insulina, paso previo a la aparición de la diabetes tipo 2. Por eso, hacer deporte debe ser más que un pasatiempo, debe ser una rutina diaria, para ti y tu familia.

Como nota adicional, está comprobado que el entrenamiento a alta intensidad libera otra hormona –la del crecimiento–, que estimula la utilización de las grasas. Así que por un objetivo o el otro, la actividad física es indispensable para la salud de nuestro organismo.

Consume más fibra en tus alimentos

La fibra puede dividirse en dos grupos: la soluble y la insoluble. Y cada una cumple una función importante. La fibra soluble se disuelve en agua y retarda la absorción de los carbohidratos en el intestino.

Entre los alimentos altos en este tipo de fibra tenemos las nueces, la avena, las legumbres y frutas como las manzanas y los arándanos. La fibra insoluble te hará sentir mayor saciedad por más tiempo, causando una reducción del apetito y, por ende, una menor ingesta durante el día. Eso contribuye a que alcances tu peso ideal.

Añade un poco de vinagre a tus alimentos

Se ha encontrado que vinagres como el de manzana tiene muchos beneficios para la salud. Por ejemplo, aumentar la sensibilidad de la insulina post prandial (después de haber ingerido alimentos) de un 20 al 35%. Además, reduce el índice glucémico de los alimentos, evitando así que ocurra un pico de azúcar en la sangre.

Consume alimentos ricos en cromo y magnesio

Estos minerales son eficaces en el control del azúcar en la sangre. Cromo: Brócoli, yema del huevo, mariscos, tomates y nueces de Brasil. Magnesio: Espinacas, almendras, maní y palta.

Mantener un peso saludable es importante, no solo por estética, sino también para evitar alguna enfermedad metabólica. El sobrepeso es la expresión de que nuestro organismo no está funcionando como debe. Busca el cambio en tu estilo de vida hoy y para siempre, por tu salud.