Para muchos, la mejor manera de perder grasa corporal es hacer ejercicios de cardio. Mejor todavía si se hace con el estómago vacío. Pues hay una buena noticia, hoy en día la ciencia del deporte no apoya esas ideas.

Existen metodologías comprobadas que nos demuestran que tanto el ejercicio interválico de alta intensidad, como alimentarse con una cantidad adecuada de carbohidratos complejos antes de hacer ejercicio dará mejores resultados.

El consumo de calorías de las grasas durante el ejercicio no debe medirse únicamente durante el entrenamiento, sino a lo largo de los días.

El cuerpo es una máquina dinámica que depende de muchos factores: hormonales, enzimáticos, transcripción de genes, etc. Por ello, lo más importante NO son las calorías utilizadas en el ejercicio, sino la intensidad del mismo, lo que nos indicará cómo regresará nuestro cuerpo al equilibrio en las siguientes horas. Y para poder realizar un esfuerzo intenso durante el ejercicio y hacer uso de nuestros depósitos de grasa almacenados, es fundamental comer lo adecuado antes del entrenamiento (los carbohidratos complejos suficientes).

Entrenamiento interválico de alta intensidad

Este entrenamiento está basado en intervalos de 30 a 50 segundos de ejercicio intenso intercalados con períodos cortos de 10 a 20 segundos de recuperación. Escogemos de 8 a 12 ejercicios, series que repetimos las veces que nuestra condición física lo permita.

Podemos adaptar esta metodología a los objetivos que tengamos. Si queremos aumentar masa muscular, podemos utilizar ejercicios con peso a la velocidad adecuada para mantener pulsaciones elevadas. Si queremos definir, podemos intercalar estos ejercicios de peso con otros de cardio. Para que esta metodología funcione es clave controlar los tiempos de trabajo y recuperación, así como las pulsaciones.

Aliméntate de manera adecuada y esfuérzate luego en el entrenamiento siendo consciente de los resultados que quieres lograr. El esfuerzo es sinónimo de cambios en la composición corporal, siendo estos cambios adquiridos a lo largo del tiempo. Haz del deporte un hábito y el buen hábito te pondrá fit.